Wonder women: Mujeres de ideales

      Muchísimas gracias por la amable invitación para impartir hoy la lección magistral en este acto de graduación del Programa Alumni de Desarrollo Universitario. Es un honor y un gran gusto, pues algunas de mis mejores alumnas de los últimos años han sido miembros de este programa.

 

     He elegido como título de mi lección el de “Wonder women: Mujeres de ideales”, pues durante muchos años he venido repitiendo a mis estudiantes, parafraseando —les decía— al filósofo alemán Hegel (1770-1831), que “las mujeres de ideales hacen de sus ideas realidades”. Además hace unos meses vi la película Wonder Woman, titulada en América latina como “Mujer Maravilla”, dirigida por Patty Jenkins, la primera directora de una película de superhéroes, y en este caso con una maravillosa protagonista femenina, la actriz y modelo israelí Gal Gadot. Según Wikipedia la película costó 149 millones de dólares, lleva recaudados ya 821 millones desde su estreno en mayo de 2017 y Gadot fue nombrada por parte de las Naciones Unidas embajadora honoraria para el empoderamiento de las mujeres y niñas.

     Recomiendo que la veáis, pues se centra en cómo la joven guerrera Diana, princesa de las amazonas y entrenada para ser una luchadora invencible, se enfrenta a Ares, el dios de la guerra, para salvar a la humanidad. La acción se sitúa en el marco de la primera guerra mundial y su mensaje es el del triunfo del amor inteligente, frente a la venganza y la crueldad.

     La tesis central de mi lección es que si tenéis ideales y lucháis por hacerlos realidad no habrá en vuestra vida espacio para la estrechez de miras, el conformismo o la timidez que a tantos y a tantas estropea los mejores años de su juventud. Dividiré mi exposición en tres partes. Hablaré primero de la terrible esclavitud de la timidez y el apocamiento; en segundo lugar, del espacio interior que es donde comienza a ganarse esa batalla cultivando los ideales; y en tercer lugar, del trabajo hacia afuera que es donde se libra la batalla decisiva para llevar los ideales a la práctica.

 

     La falta de confianza en una misma suele expresarse con alguna frecuencia bajo formas de timidez o del denominado “miedo al ridículo”. El miedo al ridículo es uno de esos aspectos de la vida humana que a fuerza de ser común puede parecernos natural. De hecho la vida de muchos estudiantes está gobernada tiránicamente por el miedo a hacer el ridículo, por un miedo cerval al qué dirán los demás, a que se rían de nosotros, a que nos consideren defectuosos y prescindan de nosotros porque no estamos a la altura de sus expectativas.

     El temor a “quedar mal” se apodera de muchos estudiantes en cuanto salen del ámbito familiar o del pequeño círculo habitual, por ejemplo, en cuanto llegan a clase en la Universidad, provocando en muchas ocasiones una angustiosa parálisis, un enrojecimiento atroz, un bloqueo para leer en voz alta o para contestar a una pregunta. Si logran hacerlo es solo con un hilillo de voz tartamudeante. Exagero un poco, pero no mucho. Por miedo al ridículo ni hacen preguntas, ni dicen lo que piensan, ni viven con libertad. “Es que me da corte”, llegarán quizás a ofrecer como mejor explicación, sin advertir la penosa abdicación que esa declaración encierra.

     Con esto lo que quiero decir es que resulta realmente una esclavitud que quien lleve las riendas de la vida de tantas mujeres valiosas sea el miedo al ridículo y no su inteligencia superior y su enorme corazón. Los años de la Universidad son precisamente el tiempo para liberarse de ese corsé opresivo, el tiempo para ganar en libertad e independencia respecto de la opinión de los demás hasta llegar a configurar un estilo de vida personal en el que ser nos importe más que parecer. Veamos cuáles son los dos pasos de este proceso.

 

 

     Me gustó mucho la lectura del libro de Susan Cain El poder de los introvertidos, que me recomendó un experto ingeniero —antiguo alumno mío— que con ese libro había descubierto que los líderes de nuestra sociedad no son los personajes más glamurosos, sino que muchas veces son personas introvertidas que tienen una rica vitalidad interior. En su libro Cain advierte que en la cultura occidental —en contraste, por ejemplo, con la sociedad japonesa— lo que está de moda —”lo que se lleva en Instagram“— es ser o parecer extrovertido: lo importante es actuar, intervenir, reír fuerte, ser siempre el protagonista de la película. Quienes piensan así no tienen en cuenta que más o menos la mitad de las personas somos introvertidas, estamos a gusto trabajando a solas, no necesitamos estar actuando ante un público que permanentemente nos aplauda.

     Como os dais cuenta, ser introvertida no es malo, como no es malo ser extrovertida. Lo malo es ser una superficial en el caso de la extrovertida o ser esclava de la timidez en el caso de la introvertida. Hemos de aceptar que estamos en una sociedad que privilegia a los no tímidos y que quienes somos tímidos —yo ya no lo soy, pero lo he sido— hemos de aprender a adaptarnos a ese entorno. Quienes somos introvertidos tenemos la ventaja de que tenemos profundidad, de que tenemos siempre cosas que decir. Por este motivo, no podemos permitir que la timidez —desarrollada muchas veces como una coraza protectora a causa de una pobre educación emocional— sea invalidante, paralizante, bloqueante.

     La clave de la superación de la timidez —aunque esto pueda parecer paradójico— es en primer lugar el cultivo de la vitalidad interior, el cultivo de los ideales personales, de la riqueza interior. Esa es la primera lección del curso de superación de la timidez. A quienes me preguntan qué pueden hacer para superar la timidez, siempre les digo que la primera lección es escribir por qué soy tímida, cuándo lo descubrí, dónde y en qué circunstancias me bloqueo. Después de escribirlo con detalle hay que compartir lo escrito con alguien que nos quiera. “Mi problema no era la timidez en sí misma —me escribía una estudiante de Magisterio— sino el creerme que era tímida. Me daba por vencida muchas veces y en vez de aceptar mi propia realidad e intentar superarla, me resignaba ante ella. Sabía que detrás de esa jaula que yo misma me había impuesto, había un nuevo mundo más feliz y tenía ganas de conocerlo pero no sabía cómo”.

     Cuando san Josemaría era niño y le daba vergüenza saludar a las visitas aprendió de su madre el dicho “Josemaría, vergüenza solo para pecar”. ¡Cuánta sabiduría se encierra en esas palabras! ¿Por qué tener vergüenza de expresar nuestra interioridad? Más aún, muchas veces es nuestra rica interioridad lo que contrasta con la vida de otros. “La vergüenza —me escribía otra estudiante— reduce la libertad; hace que en pocos segundos pierdas toda la seguridad que tenías en ti misma. Antes eras grande, ahora eres pequeña”.

 

   Para superar la timidez lo primero es ganar el señorío sobre nuestra interioridad —la libertad interior— y después aprender a expresarla con nuestras palabras y con nuestra vida. Se trata de derribar las vallas de nuestro corazón —esas tablas herméticas con las que a veces lo hemos acorazado para que no nos hieran— y construir con ellas puentes que permitan entrar a los demás en nuestra intimidad. “¡Qué fácil es decirlo y qué difícil hacerlo!” me diréis. Es verdad, pero lo importante es comenzar a cambiar la actitud, perdiendo el miedo a darse a conocer como una es, perder el miedo a hacer striptease del alma. Nuestra intimidad es una joya que podemos regalar con una sonrisa a quienes se nos acercan. Por tanto, la primera lección para superar la timidez es cultivar con ilusión en el propio corazón los ideales personales para poder después compartirlos con los demás.

     Hace unos pocos meses escribía en Facebook —suelo hacerlo todas las semanas con la ayuda de Rocío M.— una entrada que titulaba “Artes marciales del alma“. En ella contaba que con relativa frecuencia ante las quejas de mujeres que padecen formas insidiosas de violencia machista o que temen padecerlas, suelo recomendarles la práctica de artes marciales (aikido, jiu-jitsu, etc.). La experiencia muestra que esas actividades empoderan a la persona y le ayudan a confiar en sí misma, en sus propias fuerzas, para poder repeler cualquier posible agresión violenta.

     Sin embargo, —añadía entonces— me parece que es todavía más importante desarrollar las artes marciales del alma, esto es, aquellos recursos del espíritu que en la batalla diaria del vivir garantizan el señorío de nuestra mente sobre las emociones en las diversas situaciones que pueden plantearse. ¡Qué importante resulta aprender a mantener la serenidad de espíritu, la paz interior, cuando todo parece tambalearse o venirse abajo! En aquel post explicaba que son tres las principales artes marciales del alma:

     1º) La capacidad de atención a una sola cosa, la concentración de todo nuestro espíritu en una sola tarea, sin distracciones, sin excusas. No seamos multitarea: hacer una cosa detrás de otra con toda la atención de la que seamos capaces.

instagram     2º) La independencia de la mirada, del parecer o del reconocimiento de los demás. ¡Cuántas veces vamos a la caza del pobre halago humano o de un like más! Me decía una adolescente, “si una cosecha entre 300 o 400 likes en Instagram ya puede vivir tranquila, pues significa que es querida y reconocida”. A la wonder woman tiene que traerle sin cuidado lo que digan o piensen de ella los demás.

  3º) La apertura afectuosa hacia quienes tenemos a nuestro lado, particularmente los más necesitados. Como escribía el papa Francisco, “la ternura es una virtud”. Hasta las personas más hoscas o que parecen más insensibles se ablandan y abren cuando se sienten queridas.

 

 

     Si somos personas con ideales, con una intimidad cultivada —al menos un poco—, podremos llegar a descubrir los mejores caminos para expresarla. Algunas lo encuentran en el teatro o en el baile; otras se empeñan en salir hacia afuera por otras vías y también lo logran en los años universitarios que es cuando “dejas atrás —me decía otra— la protección de los padres y empiezas a darte cuenta de que tú tienes grandes cosas que aportar al mundo”. Por supuesto, no se trata de emborracharse, aunque sin duda una cervecita en el momento adecuado puede ayudar a levantar el ánimo encogido.

     Conviene tener presente —me escribía la profesora María Rosa Espot— que pasar por situaciones obligadas o forzosas, como presentaciones públicas, exámenes orales, etc., no ayuda realmente a vencer la timidez. Lo que sí ayuda, en cambio, es que cada una se cree sus propios retos personales, desde ofrecerse voluntariamente a leer un texto en clase o en misa hasta aceptar la invitación a acudir a una fiesta en la que apenas conoce a nadie, o cambiar de sitio en clase para sentarse al lado de alguien a quien una no ha tratado.

    Por supuesto, cuando resulte posible, hay que prepararse muy bien esas actuaciones, incluso ensayando frente al espejo o ante otras compañeras. Ensayar lo que uno hace da seguridad. Yo también ensayo: esta misma conferencia se la he enviado a otras personas e incluso he venido al auditorio con antelación para comprobar que todo estaba bien. Viene ahora a mi recuerdo un documental sobre una escuela de top models que vi en un vuelo de avión: lo que llamó mi atención fue el comprobar que la naturalidad con la que las modelos desfilan por la pasarela es fruto de muchas horas de riguroso entrenamiento. Nadie nace aprendido, o casi nadie.

    Una lección importante en el curso de superación de la timidez es aprender a reconocer nuestros defectos. Me impactó escuchar a la psicóloga americana Brené Brown en una TED Talk que para ser creativo hay que hacerse vulnerable: cuanto más vulnerable te hagas más innovador y creativo podrás ser, venía a decir. Algunas creen que si se muestran como son no van a gustar a los demás. Entonces, se crean una máscara de “supersimpática” con la que esperan ser aceptadas. Como me decía una doctoranda, “por miedo a no ser queridas como son se inventan una personalidad que guste, en vez de trabajar por mejorar su propia personalidad. Se trata de una rueda destructora de sí mismas”.

     Siguiendo un ejemplo aprendido de san Josemaría cuando visitó una fábrica de tapices, tengo en mi despacho una pequeña alfombrita oriental, hermosa por la parte de encima y más bien fea y deshilachada por la de debajo, por la parte que no se ve. Suelo preguntar a quienes me piden consejo cuál de las dos partes es la más verdadera. Muchas suelen decirme que la parte de debajo, la fea que no se ve, pues es como, sobre todo, ellas se ven a sí mismas. Pero no es esa la respuesta acertada, ya que esa visión perfeccionista de una misma no se ajusta a la realidad: más bien podría decirse que son verdaderos ambos lados, pero que si tuviéramos que elegir uno hay que quedarse siempre con el que ven los demás. Nuestro mejor yo es siempre el que se refleja en los ojos de quienes nos quieren y a quienes queremos.

     Me ha emocionado mucho el hermoso vídeo de Celia Canseco con un grupo de estudiantes de Governance a los que di clase el año pasado. Lo titulan “Kintsugi: Renacer de las cicatrices” y en él evocan la costumbre japonesa de reparar con oro los jarrones de cerámica que se rompen. De esta forma las heridas se transforman en joyas. Celia, atropellada por un camión de reparto el pasado 15 de diciembre detrás de este edificio, ha sabido —con la ayuda del Cielo y de muchas personas— transformar sus graves heridas en joyas para ella y para los demás. Eso es lo que hace una wonder woman: “Como un jarrón de porcelana fina que cae al suelo, —escribe Celia— me rompí en pedazos y renací de cada una de mis cicatrices”.

  1. Conclusión

     Debo terminar. Las wonder women, las mujeres maravillosas, las mujeres de ideales no son mujeres 10, sino mujeres con ideas y con ideales, que quieren ser libres, que quieren hacer cosas grandes, que se saben capaces de transformar el mundo —al menos un poquito— con su cabeza y su corazón. Son mujeres valientes, luchadoras, tenaces, magnánimas, empeñadas en aprender lo que haga falta para poder llevar a cabo su misión, para convertir sus ideales en realidades pese a los obstáculos de dentro y de fuera, y persuadidas de que serán capaces de convertir en joyas sus cicatrices.

     Hay un último detalle que querría compartir con vosotras: las wonder women son siempre mujeres sonrientes que con su sonrisa cambian la vida de aquellos con quienes se cruzan o que les rodean. En el funeral de un querido amigo, el celebrante citaba unas palabras de Benedicto XVI en las que decía que la sonrisa de la Virgen es la puerta de entrada al misterio de Dios. Me encantó: la sonrisa de una mujer, de una madre, de una amiga nos cambia a todos la vida. Las wonder women, las mujeres de ideales, son mujeres que sonríen porque saben que con su esfuerzo personal y con la ayuda de Dios pueden cambiar el mundo.

Muchas gracias por vuestra atención.

P. S. Agradezco las correcciones de Sara Barrena, Gloria Balderas, Tere Esteban, María Guibert, Celeste Macedo, Rocío Montuenga, Alicia Pérez, Paloma Pérez-Ilzarbe y Ana Mª Romero. Agradezco también la ayuda de María Guibert y de Jacin Luna con las ilustraciones.

__________

Palabras pronunciadas en el Acto de Graduación del programa Alumni de Desarrollo Universitario, 2017-18, Aula Magna, Edificio Central, Universidad de Navarra, 21 de abril 2018.

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

Mujeres

     El pasado 8 de marzo una muchedumbre inmensa de mujeres —y algunos hombres— inundaron las calles de muchas ciudades europeas y americanas con un clamor unánime en favor de las mujeres y su dignidad tantas veces vulnerada por los hombres. No eran manifestaciones partidistas, sino transversales; eran signo de un desarreglo mucho más profundo en nuestra sociedad: el de la injusta desigualdad de mujeres y hombres tanto en el espacio laboral como en la distribución de tareas en la vida familiar.

     Quienes se manifestaron gozan por supuesto de toda mi simpatía y mi comprensión. Ojalá —como decían muchas personas— esa jornada fuera un hito histórico, un punto de inflexión para abordar con decisión esta penosa situación causada principalmente por las estructuras mentales de los varones que organizan desde tiempo inmemorial los espacios laborales y sociales pensando básicamente solo en ellos mismos. Es del todo anecdótico, pero me parece algo dramático cada vez que veo en un aeropuerto supermoderno colas en los aseos para mujeres que contrastan con la fluidez del acceso en los de hombres.

   El tema central de muchas de las manifestaciones parecía ser el de la brecha salarial, las diferencias retributivas entre varones y mujeres. Sin duda se trata de un tema de cierta importancia, pero me parece que los temas centrales del debate en nuestra sociedad en este campo deberían estar más enfocados hacia el efectivo apoyo a la maternidad para hacerla compatible con la vida laboral y hacia la eliminación de la prostitución y la pornografía. Tal como veo las cosas, es necesario hoy en día acumular argumentos y, sobre todo, desarrollar acciones que favorezcan la maternidad y la paternidad tanto en el imaginario social como en la vida real de muchas personas, así como para erradicar las lacras de la prostitución y la pornografía que tanto daño hacen a los hombres que las consumen y, más aún, a las mujeres consumidas.

         Respecto de lo primero, me apena profundamente el desprestigio de la maternidad entre mis alumnas. Son muchas las que dicen que no quieren casarse y, si se casan, no quieren tener hijos: ¡lo que quieren es viajar! Siempre pienso —espero que no sea una visión machista— que con esa opción se pierden algo de lo mejor de ser mujer, algo que nunca tendremos los varones. A menudo el menosprecio de la maternidad se justifica en la necesidad de invertir todo el tiempo disponible en lograr el éxito profesional. Cuando las empresas tecnológicas norteamericanas (Facebook y Apple al menos) anuncian que ofrecen a sus empleadas congelar sus óvulos para que puedan retrasar la maternidad más allá de los 40 años y no desperdicien sus años más productivos, pienso que es el colmo del machismo.

         Por lo que respecta a la prostitución, desde hace varios años pertenezco a un grupo de Facebook que se llama “Razones para abolir la prostitución” y en la página principal aparece un rótulo de neón rojo que dice: “LA PROSTITUCIÓN ES VIOLENCIA DE GÉNERO” y se añade debajo “Es la esclavitud más antigua, perpetuada y tolerada del mundo”. El papa Francisco decía hace unos días “No es hacer el amor, es torturar a una mujer” y calificó de “criminal” a quien acude a una prostituta. En contraste, llama mi atención que muchos periódicos están llenos de información que visibiliza la violencia de género —asesinatos, trata, etc.— con el ánimo de contrarrestarla, y a la vez apoyan esa misma violencia con las páginas de contactos sexuales que les proporcionan abundantes ingresos. ¿No es esto una gran hipocresía? A nadie se le oculta que todos esos “clubs” con letreros rojos que rodean nuestras ciudades y jalonan las carreteras son lugares de efectiva explotación de mujeres.

         Otro tanto puede decirse de la pornografía en nuestra sociedad. Según los datos disponibles se ha convertido en el medio más importante de educación sexual de los jóvenes, alterando gravemente las conductas sexuales de las nuevas generaciones: los expertos lo llaman la pornificación de la sociedad y sus efectos —todavía no bien identificados— hacen presagiar lo peor. Sin embargo, en los medios de comunicación no se habla ni de la pornografía ni de la prostitución, ni siquiera se las considera cuestiones problemáticas o que merezcan atención.

         El sexo es muy importante en la vida humana. No es —de ello estoy seguro— lo más importante, pero tiene un papel central en el desarrollo de una vida en plenitud. Dicen algunos que la revolución sexual de los años sesenta —que desvinculó el placer sexual y la reproducción— y la eliminación de buena parte de los valores que moderaban el impulso sexual han desarticulado por completo la realización personal en el ámbito de la sexualidad. Todos sabemos bien que cuando el placer sexual se convierte en objeto de consumo los seres humanos se cosifican en su mutua relación. Esto en la prostitución y en la pornografía es totalmente obvio.

        ¿Por qué no se habla apenas de estos temas en los medios de comunicación? No soy puritano ni defiendo el puritanismo, sino que pienso que las grandes perdedoras en la llamada “revolución sexual” han sido las mujeres. Me parece que ahora es preciso hacer una nueva revolución que erradique tanto la pornografía como la prostitución y que en forma constructiva potencie social y decididamente la maternidad.

Pamplona, 3 de abril 2018

         Agradezco las correcciones y comentarios de Gloria Balderas, Mikel Iriarte, Enrique García-Máiquez y Marcia Moreno-Báez, así como la ayuda de Jacin Luna con las ilustraciones.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

La familia no es lo primero

         Me ha encantado la serie de televisión Sucesor designado [Designated Survivor] de la que en los últimos meses he podido ver las dos temporadas disponibles. Sin embargo, ha llamado poderosamente mi atención el énfasis que esa serie pone en la familia, que me pareció del todo desproporcionado.

         Me explico: a lo largo de los diversos capítulos de esa narración, la familia aparece en todo momento como lo más valioso absolutamente, como el valor más importante por encima de todos los demás compromisos. Por ejemplo, Jason Atwood, el director del FBI, que debe investigar el atentado terrorista en el Capitolio, engaña al presidente de los Estados Unidos y traiciona a la agencia para salvar la vida de su único hijo que ha sido secuestrado por los “malos”.

         Ese modo de proceder no cabe en mi cabeza: fui educado con el ejemplo de Guzmán el Bueno y el del Coronel Moscardó. El primero pasó al imaginario popular cuando en la defensa de Tarifa en 1294 lanzó su propio cuchillo desde la almena del castillo para que mataran a su hijo antes que sucumbir al chantaje de los sitiadores que lo tenían apresado. El segundo, mucho más cercano a nosotros en el tiempo, no entregó el Alcázar de Toledo donde se habían hecho fuertes los sublevados en verano de 1936, a pesar de que los asediantes le ofrecieron, si se rendía, no matar a su hijo Luis al que tenían preso.

         Quizás en el año 2018 estas conductas heroicas pueden parecer a algunos exageradas, pero en esa serie de televisión la familia aparece como el punto débil de todos los personajes. Solo el presidente Tom Kirkman, magníficamente interpretado por Kiefer Sutherland, antepone el bien del país al de su mujer y sus hijos: eso le plantea numerosos aprietos que van desgranándose a lo largo de la serie.

         La familia es muy importante, pero no puede ser lo primero. Como escribía el filósofo venezolano Rafael Tomás Caldera: «El verdadero amor es siempre ordenado». Vienen ahora a mi memoria con admiración los padres de un joven —que había matado a otro en un lamentable suceso— que llamaron a la policía de inmediato cuando su hijo les confesó lo que había hecho. No cabe otro comportamiento. La justicia está por delante de la familia. Los lazos familiares no pueden ser el escudo o la protección para ocultar el abuso o cualquier otra conducta delictiva. No puede echarse tierra sobre un delito por mucho cariño que se tenga al delincuente, ni mucho menos por preservar el “buen nombre” o el “honor” de la familia.

         Hay algo que está mal en el sentimentalismo contemporáneo. El heroísmo no será exigible legalmente, pero necesitamos personas que con su comportamiento heroico sean referentes ejemplares en nuestra sociedad, que pongan los deberes por delante de sus sentimientos, aunque en ocasiones resulte realmente muy doloroso ejercer esos deberes. Como se ha dicho con frecuencia, es más fácil ser asesinado por alguien del propio entorno familiar que por un extraño. Por eso, los buenos sentimientos nunca pueden justificar comportamientos injustificables. En tantos casos la corrupción comienza en la propia casa, en la propia familia, cuando se mira para otro lado, cuando se toleran por una malentendida compasión conductas intolerables desde cualquier punto de vista.

         Quizá resulte duro expresarlo de esta manera, pero me parece que es así. La familia no es lo primero.

Pamplona, 1 de marzo de 2018.

Agradezco las correcciones de Sara B., Rafael Tomás C., Albi C., María Rosa E. y Paloma P, y la ayuda de Jacin L. con las ilustraciones.

 

Publicado en Uncategorized | 9 comentarios

El atractivo de la sencillez

         En estos días he tenido ocasión de escuchar a Mons. Fernando Ocáriz, nuevo Gran Canciller de mi Universidad, y he quedado del todo cautivado por su amable sencillez. El viernes por la mañana en el acto académico en homenaje a su predecesor, Mons. Javier Echevarría, hubo hermosos discursos y sentidas palabras. Sin embargo, a mí, más que lo que allí se dijo, me impresionó sobre todo el sencillo ademán de don Fernando pidiendo —al entrar en el salón de actos del Museo— que no se le aplaudiera. El Gran Canciller hacía su entrada por primera vez en un imponente salón de actos abarrotado por 800 profesores y directivos de la Universidad que le recibían con un cerrado aplauso. En aquel gesto el prelado del Opus Dei expresaba con enorme sencillez y naturalidad su personal convicción de que no lo merecía.

         Por la tarde, pude asistir a un gratísimo encuentro con los profesores de las Facultades de estudios eclesiásticos con ocasión del 50 aniversario de la Facultad de Teología. De las palabras de Mons. Ocáriz —que hizo en su día el doctorado en aquella Facultad— destacaré las primeras que pronunció tras agradecer la invitación. Recordando a san Josemaría, decía que “la teología se estudia bien cuando la materia de estudio se hace materia de oración”. Urgía a los profesores a que la teología que investigan y enseñan no fuera algo al margen de la vida de cada uno. Si lo que se enseña sale del alma —venía a decir— eso llega a los alumnos. Quizá me impactaron más esas palabras por ser las primeras, pero también porque una y otra vez defiendo eso mismo para los profesores de filosofía: una filosofía desgajada de la vida pierde su sentido, no sería más que un artificio académico que a estas alturas del siglo XXI es un lujo que no podemos permitirnos.

         En la mañana del sábado hubo un encuentro de más de tres mil personas del ámbito universitario, amigos y conocidos en el Edificio Polideportivo. Se le veía emocionado a don Fernando ante aquel enorme auditorio. Me llamó la atención que comenzó hablando de la memorable homilía de san Josemaría en el campus de la Universidad de Navarra en octubre de 1967 en la que invitaba a descubrir ese algo divino que está escondido en las circunstancias de la vida ordinaria.

         Mons. Ocáriz añadió casi incidentalmente que había que encontrar a Dios también en las circunstancias extraordinarias. Mi recuerdo voló de inmediato al testimonio de Celia que hace poco más de un mes había encontrado un nuevo sentido a su vida en un tremendo accidente atropellada por un camión. Gracias a Dios, se está recuperando a buen ritmo y pudo asistir también a esta tertulia y saludar personalmente al prelado del Opus Dei.

         El encuentro —que duró casi una hora— se nos pasó a todos volando, con simpáticas intervenciones de unos y de otros, y con respuestas sobrenaturales y sencillas del Gran Canciller. De sus palabras finales destacaré cómo nos animó a todos los que trabajamos en la Universidad a algo aparentemente tan sencillo como es sonreír siempre, aunque estemos cansados y no nos apetezca.

        Cuánta sabiduría destilaban todas las palabras de don Fernando, llenas de serenidad y de llaneza. Por el contrario, en nuestra sociedad mediática cuántas veces se impone un glamour del todo artificial, un brillo que de lejos atrae, pero que, en cambio, de cerca más bien repele. La imagen final que me queda de Mons. Ocáriz es la de una persona muy sobrenatural, de mucha fe, lleno de una serena sabiduría y a la vez con una maravillosa sencillez y cercanía.

selfie alumnosPamplona, 20 de enero 2018.

Agradezco las correcciones y sugerencias de Alba Castilla, Miguel Ángel Iriarte y Paloma Pérez-Ilzarbe, así como la ayuda de Jacin Luna con las ilustraciones.

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

Bótox del alma

     El pasado verano tuve ocasión de visitar en New Hampshire, cerca de Boston, a Marcia Moreno-Báez y su familia. En la amable y larga conversación que mantuvimos se coló el comentario de que estaba volviendo a subir peligrosamente en esa zona el consumo de heroína y que un vecino o conocido suyo había fallecido recientemente por sobredosis. Me sonó a algo nuevo, pero confería sentido a las noticias que con regularidad recibimos de los Estados Unidos del fallecimiento de artistas relacionado con el consumo de drogas: desde la maravillosa Whitney Houston hasta Philip Seymour Hoffman pasando por Michael Jackson o la británica Amy Winehouse. Personas que, por así decir, lo tenían todo o que al menos habían tenido un gran éxito, pero que necesitaban analgésicos y estimulantes para seguir viviendo su vida. Al pensar en estos artistas me venía a la cabeza que con seguridad se trataba de personas geniales que eran realmente desgraciadas, pues solo lograban dar sentido a su vida recurriendo a sustancias químicas en una espiral de consumo que lamentablemente había destrozado su vida.

     Poco tiempo después en una amable conversación en La Habana sobre otros temas vino a mis labios que las drogas venían a ser bótox para el alma. No soy experto en la materia, pero según me dicen la toxina botulínica se usa para relajar la musculatura —por ejemplo, en la frente o en las patas de gallo alrededor de los ojos— para que cuando las personas intenten gesticular, el músculo se quede “tieso” y no forme arruga, de forma que la persona parezca más joven y quizá más sensual. Algo así ocurre con las anfetaminas y todo tipo de estimulantes: hacen que la persona se sienta desinhibida, divertida, sin barreras. Parece que “te colocan”, que “te dan un subidón” —dicen— pero a la larga te hunden inevitablemente. Se trata de un vuelo efímero y transitorio, de corto alcance.

     A nadie llama ya la atención el elevado número de personas (un porcentaje del 30-35%) que habían consumido drogas y que intervienen en accidentes de automóvil, según cocaine-396750_1280las informaciones que publica con gran frecuencia la Dirección General de Tráfico de España. Hace tres meses se hacía eco la prensa de los narcopisos —más de sesenta— que hay en El Raval, Barcelona, en los que se menudea principalmente con heroína. En la crónica de La Vanguardia, se afirmaba: “La facilidad para comprar drogas en Barcelona está atrayendo a toxicómanos de media Europa. Mendigan, duermen en la calle y roban smartphones al despiste. En el barrio hablan de narcoturismo” (6 septiembre 2017).

     Soy un profundo admirador de Mark Zuckerberg, el creador y dueño de Facebook. Cada año se formula un propósito que hace público y que además va cumpliendo. Se propuso un año aprender chino para poder hablar con la familia de su esposa y al parecer aprendió bastante; al siguiente, leer un libro de actualidad cada quince días y compartir la lectura en un grupo en Facebook que seguí con interés. Para el 2017 se había propuesto visitar cada uno de los treinta estados de los Estados Unidos que no había visitado nunca. Quería salir de la burbuja de San Francisco para palpar y conocer de cerca la realidad social de su país, esto es, para entender lo que está pasando allí.

Year of travel

     Los periódicos dijeron que quería prepararse para ser presidente de los Estados Unidos, pero no parece que sea esa su intención. Su gran descubrimiento ha sido que está declinando la tradición norteamericana de pertenecer a una comunidad local —religiosa, empresarial, de voluntariado, o de cualquier otro tipo— que llene de sentido la vida diaria, proliferando las vidas aisladas y desgajadas de una comunidad. Por eso, Zuckerberg quiere desarrollar herramientas tecnológicas que ayuden a establecer comunidades entre personas movidas por unos mismos intereses, aficiones o ideas.

         Sin embargo, cuando la profesora Neeli Bendapudi, de la Universidad de Kansas, le preguntó si hay algo que en los treinta viajes le había llamado la atención, Zuckerberg contesta que “con mucho la mayor sorpresa ha sido la extensión del consumo de opiáceos. Es realmente penoso verlo”. Añade la cifra escalofriante de que “en los Estados Unidos han muerto en 2016 un total de 64.000 personas por sobredosis de droga. Esto es, más gente que la que murió de SIDA en el pico de la epidemia. Esto es, más americanos que los que murieron en Vietnam (…). Y está creciendo rápidamente. De 2015 al 2016, me parece que el número de muertes por sobredosis ha crecido casi un 20%”. Los datos son abrumadores y la impresión es que en los Estados Unidos hay escasa capacidad de abordar un problema de esta magnitud. Zuckerberg aporta el caso de Francia donde al parecer se está luchando con más éxito con este grave problema (¡y quizá por eso los drogadictos se desplazan a Barcelona!).

         No tengo yo la solución, pero ante un panorama como este viene a mi memoria la intuición central del filósofo y educador John Dewey (1859-1952) de que la aplicación de la inteligencia a los problemas morales y sociales es en sí misma una obligación moral. La misma razón humana que con tanto éxito se ha aplicado a las más diversas ramas científicas se ha de aplicar también a arrojar luz sobre un problema tan grave como el del consumo de drogas que destruyen a las personas. De la misma manera que el trabajo cooperativo de los científicos a lo largo de sucesivas generaciones ha logrado un formidable dominio de las fuerzas de la naturaleza y un prodigioso desarrollo tecnológico, cabe esperar que la aplicación de la razón humana a estas cuestiones éticas y sociales produciría resultados semejantes.

         Con esto lo que quiero decir es que el consumo de drogas no es un problema policial, sino social, que requiere un estudio a fondo por parte de las personas competentes y la adopción de políticas inteligentes porque las drogas no son solo un negocio de los malvados, sino que para muchos son el bótox del alma.

Pamplona, 4 de enero 2018

Agradezco las correcciones de Joyce Baptista, Rafael Tomás Caldera, María Rosa Espot y Marta Vaamonde y la ayuda de Jacin Luna con las ilustraciones.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Libros para volar

         Todo el mundo a mi alrededor y en los medios de comunicación se lamenta de la atención obsesiva de jóvenes y adultos a sus teléfonos móviles que les separan de los que tienen cerca y les acercan a los que están lejos. Esas pequeñas máquinas son, sobre todo, medios de entretenimiento, de distracción. Me decía un filósofo amigo que había cancelado su cuenta en Facebook para no malgastar sus horas haciendo un scrolling infinito.

         Quizá por esto llamó poderosamente mi atención el anuncio “Viaja con tu libro” que vi en una duty-free shop del aeropuerto de Barajas. De hecho, desde hace años procuro en cada viaje leer una buena novela o algún libro que me interese por algún motivo.

         En un reciente viaje a Italia pude, por ejemplo, leer la novela Entre el cielo y Lu de Lorraine Fouchet (Roca, Barcelona, 2017), que me había recomendado una colega. Me gustó y me hizo muchísimo más llevadero el viaje. Como cosa curiosa contaré que, pocos minutos después de despegar, el avión que me llevaba a Roma comenzó a ser zarandeado por unas potentes turbulencias que —según nos anunció el piloto— eran inevitables: duraron cosa de diez minutos que se hicieron eternos. Para mi sorpresa, la joven brasileña que llevaba a mi derecha comenzó a llorar de pánico y se aferró a mi brazo para sentirse más acompañada mientras yo intentaba transmitirle un poco de serenidad. En el avión de regreso, ya sin turbulencias, pude terminar el libro tranquilamente.

         En el viaje a Cuba que he hecho en estos días intenté leer en el vuelo de ida un reciente libro de prosa poética de un joven autor español que me resultó aburrido e insoportable. En cambio traía para la vuelta Invierno en Viena de Petra Hartlieb (Siruela, Madrid, 2017) y he disfrutado enormemente con él, pues me hacía vivir en la hermosa ciudad de Viena a principios del siglo XX. Cuando Hartlieb describe una nevada el lector toca con la boca —se le derriten en los labios— los copos de nieve en el aire. Esa es la magia de una buena escritora: te hace sentir casi con tanta fuerza y viveza como si estuvieras allí. Hartlieb me hacía volar a una Viena navideña aunque estuviera en La Habana con un clima tropical.

         Me gusta aprovechar los viajes para leer novedades literarias, pero resulta difícil acertar. Mucho de lo más reciente que pasa por literatura es simplemente banal, cuando no aburrido o incluso en ocasiones grosero o molesto. De hecho, cuando un libro no me ha cautivado al llegar a la página veinte, normalmente lo dejo y busco otro. Como lector necesito historias que me hagan volar, que hagan volar mi imaginación, que al terminar la última página me dejen con ganas de ser mejor persona —o al menos intentarlo—, de cuidar más y mejor a los que me rodean.

        Leer con atención nos libera del entorno a veces pesado de los viajes, con sus esperas tediosas y casi siempre imprevisibles. Leer nos ayuda a volar con nuestra imaginación. Si el libro es bueno, resulta —por supuesto— muchísimo mejor que una película porque te atrapa creativamente. La imaginación se mete en la escena que describe el libro y la llena de colorido y viveza. Después, lo imaginado se queda en nuestro corazón y nos acompaña durante más o menos tiempo. En este sentido, puede recordarse que los clásicos son esos libros que nos acompañan toda la vida: pueden releerse muchas veces porque ofrecen siempre luces o destellos nuevos.

         Leemos para ser mejores, no para pasar el rato o matar el tiempo. Por eso pienso que hemos de viajar —¡y vivir!— siempre con un libro en las manos o en la mochila y, si nos gusta, vale la pena compartirlo después con quienes queremos.

La Habana, 24 de noviembre del 2017

Agradezco las correcciones de Sara B., María Rosa E. y Philip M. y la ayuda de Jacin L. con las ilustraciones.

Publicado en Uncategorized | 13 comentarios

Aunque todos, yo no

      En estos meses de turbulencia política y social en Cataluña ha sido frecuente que se me acercaran amigos, estudiantes y conocidos preguntándome qué iba a pasar en Cataluña o —aquellos que tenían más confianza conmigo— interesándose por mi opinión sobre el conflicto entre la Generalitat catalana y el Gobierno de España a propósito de la independencia promovida por una ligera mayoría de los miembros del Parlament catalán.

     A quienes me preguntaban sobre qué iba a pasar les contestaba que la filosofía nos enseña que el futuro es esencialmente impredecible. Aunque podamos hacernos una idea genérica sobre los posibles escenarios futuros, la libertad de las personas, en particular, la de los diversos gobernantes que adoptan posiciones enfrentadas, hace que sean difícilmente previsibles los pasos sucesivos del desarrollo del conflicto. Lo que sí sentimos casi todos es que la fractura causada en la sociedad catalana requerirá mucha inteligencia y buena voluntad por parte de todos —además de décadas— para su recuperación.

      En esos últimos años, en mis frecuentes viajes a Barcelona para visitar a mi familia, más de una vez le pregunté a mi padre —contaba él ya 90 años— qué opinaba sobre el creciente sentimiento independentista. Su sabia respuesta fue que había estado durante mucho tiempo dándole vueltas a este asunto y que había llegado a la conclusión de que con nuestros impuestos no podíamos mantener a los políticos de todo el espectro partidista de Barcelona, Madrid y Bruselas. Conforme más vueltas le doy me parece más sabia su respuesta. Es cierto que llevo muchos años fuera de Cataluña, pero en la última ocasión en que pude votar a un político catalán lo hice a mi amigo filósofo jubilado Josep Maria Terricabras (ERC) que se presentaba —y ganó su escaño— a las elecciones europeas. Me parece que mi padre le votó también a él porque cuando le conoció con ocasión de una conferencia mía le pareció “buena persona”. ¡Qué importante que nuestros políticos sean percibidos por sus votantes como buenas personas y no como meros arribistas en busca del poder o del confortable escaño!

    A aquellos con más confianza que me preguntaban mi opinión sobre el fondo del problema les he contado un recuerdo de mi infancia. Cuando era un crío, influido por un primo adolescente, decíamos que “éramos” del equipo de fútbol Español, rival local del Barcelona, que nos parecía el equipo de fútbol favorito de la generación de nuestros padres. Más de una vez acudí a mi madre preguntándole con apremio si ella era del Español o del Barcelona. Con la sabiduría de las madres, me contestaba “yo soy de los niños buenos”. En aquellos tiempos, me parecía que mi madre eludía cobardemente el tomar partido; hoy en cambio, me parece que esa es también mi opinión cuando me preguntan si soy constitucionalista o independentista. Yo soy persona siempre en favor del diálogo, la comprensión de las mutuas razones, el pacto y la transacción y, por supuesto, todo ello con buenas maneras.

      Soy un innato defensor de la libertad y de su lógica consecuencia que es el pluralismo. No hay una única razón universal como pensaron los ilustrados, que solían escribirla con mayúscula inicial en señal de respeto. Los problemas con los que nos enfrentamos tienen facetas, distintas caras, y hay maneras diversas de pensar acerca de ellos. Defender la pluralidad de la razón no significa afirmar que todas las opiniones son verdaderas —lo que además resultaría contradictorio—, sino más bien que ningún parecer agota la realidad, esto es, que una aproximación multilateral a un problema o a una cuestión es mucho más rica que una limitada perspectiva individual. Las diversas descripciones que se ofrecen de las cosas, las diferentes soluciones que se proponen para un problema reflejan de ordinario diferentes puntos de vista.

      La pluralidad de opiniones es consecuencia de nuestra libertad personal y de la gran diversidad de la experiencia humana. No solo las sucesivas generaciones perciben la realidad de manera distinta, sino que incluso cada uno a lo largo de su vida va evolucionando en sus opiniones. Esta defensa del pluralismo no implica una renuncia a la verdad o su subordinación a un perspectivismo culturalista. Al contrario, el pluralismo estriba no solo en afirmar que hay diversas maneras de pensar acerca de las cosas, sino además en sostener que entre ellas hay —en expresión de Stanley Cavellmaneras mejores y peores, y que mediante el contraste con la experiencia y el diálogo racional los seres humanos somos capaces de reconocer la superioridad de un parecer sobre otro.

     No elegimos a unos representantes en los diversos organismos que constituyen nuestra sociedad democrática para que se peleen entre sí, sino para que representándonos se pongan de acuerdo, lleguen a pactos transaccionales, a arreglos que hagan posible la convivencia social, tal como hacemos todos a nivel familiar o con los vecinos de nuestra escalera cuando hay intereses o voluntades contrapuestas. Por eso, resulta tan importante aprender a estar en desacuerdo y aprender a dialogar —si es posible, en torno a una mesa sabrosa o con unas buenas cervezas— con aquellos con los que estemos en desacuerdo para llegar a una solución consensuada.

      La expresión “Aunque todos, yo no” que abre este texto procede del evangelio (etiamsi omnes, ego non) cuando el apóstol Pedro dice a Jesús que aunque todos los abandonen, él no lo abandonará. Fue utilizado por Joachim FestIch nicht” [“Yo no“] como título de su libro de memorias en el que evocaba su radical oposición al nazismo en Alemania desde el primer momento, cuando Hitler y su ideología recibieron el apoyo de la sociedad alemana en general y de los profesores universitarios en particular. Personalmente, pienso que un profesor en activo no debe tomar partido, sino que precisamente ha de defender el papel de la razón y de la buena voluntad para llegar a acuerdos, a soluciones pactadas, que favorezcan la concordia porque no humillen a ninguno de los discrepantes.

      Me parece que en el conflicto catalán nos encontramos ante un gravísimo desacuerdo tóxico en el que los políticos y los medios de comunicación hacen todo lo posible para no entenderse, para no comprender la parte de verdad que se encierra en las posiciones contendientes. Los políticos alimentan los votos que les apoyan favoreciendo la fractura, polarizando la sociedad en una perversa dialéctica amigo-enemigo, mientras que creen perder votos si buscan el consenso y el pacto. Cuando pasa eso —tal como enseña la historia— quienes perdemos somos siempre los ciudadanos de a pie que preferiríamos que se escucharan unos a otros, reconsideraran sus posiciones y buscaran soluciones intermedias. En todo caso, me parece que mi anciano padre tenía razón: no podemos pagar nosotros los intereses partidistas de todos los políticos de Barcelona, Madrid y Bruselas.

      Viene a mi memoria aquel poema de Gabriel Celaya: “Maldigo la poesía [ahora podríamos decir la filosofía] de quien no toma partido hasta mancharse”. Y le respondo, “Aunque todos, yo no”.

Volando sobre el Mediterráneo, 18 de octubre 2017.

P. S. Agradezco las correcciones de mi hermano Ramon y la ayuda de Jacin Luna con las ilustraciones.

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios