No somos islas

         Desde hace años, concretamente desde que en octubre del año 2008 visitó la Universidad de Navarra, soy un gran admirador de Mark Zuckerberg, el joven creador de Facebook. En aquel momento Facebook —fundada apenas 4 años antes— tenía ya 110 millones de usuarios; ahora ha llegado a los 2.000 millones de usuarios activos al mes en todo el mundo. ¡Más de una cuarta parte de la población mundial usa Facebook! Ninguna red social había logrado esto nunca. Lo que más me impresiona de Facebook es su uso tan fácil y —quizá por ser catalán— el que resulte gratis para el usuario. Todo está pagado por la publicidad que, por otra parte, me parece que no resulta agresiva ni molesta.

        La idea original de Facebook expresada en su misión —muy al estilo norteamericano— era “dar a la gente el poder de compartir y hacer el mundo más abierto y conectado”. Sin embargo, el pasado 22 de junio Zuckerberg anunció en una reunión en Chicago un cambio que puede ser importante. La nueva formulación de la misión de Facebook es ahora la de “dar a la gente el poder de construir comunidad y así juntos hacer el mundo más cercano”. En inglés resulta quizá más atractivo: To give people the power to build community and bring the world closer together. La razón de este cambio es que Zuckerberg se ha persuadido a lo largo de todos estos años de que para hacer un mundo mejor no basta con que esté más abierto y conectado, sino que es preciso favorecer que las personas singulares participen en comunidades efectivas que les permitan salir de su soledad, casi siempre dolorosa y a menudo terrible, para ayudar a los demás.

       El primer paso que está dando Facebook es intentar favorecer la creación de grupos de intereses en torno a temas vitales, liderados por personas capaces y con tiempo para atender las necesidades de cada comunidad. Se trata de superar los pequeños límites de las comunidades familiares y sociales al uso, para intentar vertebrar a la gente en torno a proyectos de mayor alcance. No se sabe si funcionará, pero me parece admirable el intento.

      En el fondo no es muy distinto de lo que intento yo con mis clases o mis escritos: invitar a cada uno a pensar y a moverse con otros para hacer un mundo un poco mejor para todos. Anteayer en Indianápolis —donde estaba trabajando unos días en el Peirce Edition Project—, me llamó la atención el letrero que figuraba en el lateral de una camioneta de distribución de cerveza: “Think globally, drink locally“. Lo traduje festivamente para mí como “Piensa a lo grande y bebe (más cerveza) con tus amigos”. Quizá también podría leerse del revés, más o menos así: “No pienses en pequeño; no bebas a solas”.

     Un rasgo detectado universalmente en los llamados países avanzados es la creciente soledad de sus habitantes. Es terrible, es inhumana. El aislamiento es el castigo más duro que puede aplicarse a un ser humano. Me contaba un alumno checo que su padre, internado por años en las cárceles comunistas de su país, había estado castigado en una celda de aislamiento y sus guardianes acudían semanalmente a su celda para pegarle. El aislamiento se le hacía tan penoso que —según le había referido a su hijo muchas veces— prefería la tortura física a la soledad.

        No somos islas, no podemos aislarnos. Dicho positivamente, hay que decir que sí siempre cuando nuestros colegas, amigos y vecinos nos invitan a tomar parte de actividades que de suyo no nos apetecen. Lo importante no es el qué, sino el estar con otras personas, convivir, compartir el tiempo, el espacio, la diversión, las penas, la comida y la bebida. Pero además, hay que aprender a compartir las preocupaciones, esto es, a unirse con otras personas que como nosotros sienten inquietud por alguna cuestión importante que aqueja a la sociedad: desde la ecología urbana hasta la curación de las enfermedades, pasando por la eliminación de la pornografía o la promoción de la creatividad en el sistema educativo.

        “Si facilitamos a la gente la forma de conectarse y le damos un sentido de apoyo, —decía Zuckerberg al término de su charla en Chicago—, esto puede llevar a cambios importantes. Si muchos de nosotros trabajamos para construir una comunidad y hacer así juntos un mundo más cercano, podríamos cambiar el mundo”. No lo decía Zuckerberg, pero quiero añadirlo yo: es cuestión de inteligencia y de cariño, de querer a los demás y de pensar en ellos; de poner la cabeza y el corazón a trabajar con los demás y en favor de los demás. Se trata, por tanto, de no encerrarse cada uno en su isla.

Indianápolis, 23 de junio 2017.


Agradezco las correcciones de Corina Dávalos, Teresa Esteban, Enrique García-Máiquez, Ángel López-Amo y Beatriz Sierra y la ayuda de Jacin Luna con las ilustraciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a No somos islas

  1. María Dolores Nicolás dijo:

    Leyendo su post de julio, me ha venido a la cabeza una palabra muy relacionada con islas: archipiélagos. Quizás esta palabra venga bien para contraponer las ideas de soledad y comunidad, pero también a pensar en solidaridad y comunidad. A veces, las concretas circunstancias personales hacen que, como Vd. viene a decir, nuestra existencia camine por senderos de soledad y de un marcado individualismo (eso que nuestro querido Papa Francisco ha mencionado en tantas ocasiones).

    En contraposición a ese “gusano” (en términos informáticos) que va silenciosamente minando nuestra vida, nuestra tendencia (casi) natural ha de ser la de acercarnos unos a otros, formar archipiélagos de solidaridad. Quizá lo que más esté de moda sea el hacerlo en la “existencia 2.0”, en el mundo virtual, circunstancia que plataformas como Facebook, a la que Vd. hace referencia, han propiciado: con ese paso ya somos un poco menos islas… y los océanos posiblemente ya no los concebimos como tan inmensos.

    Pero la auténtica cuestión, el campo donde verdaderamente hemos de dar la batalla, es en la vida cotidiana. ¿Qué se puede esperar de una vecindad que no se conoce entre sí aunque viva puerta con puerta? No. Corazón de carne, como decía san Josemaría, es lo que hemos de trabajar por tener, para alegrarnos de los triunfos y bendiciones de los demás, y para compadecer (me gustaría poder escribir con-padecer, para acentuar ese sentido de sufrimiento compartido, de pena aliviada) los ricos sinsabores de nuestras vidas.

    Autopista de la vida, crucero de la existencia: que aspiremos, que trabajemos, que aceptemos con actitud de reto olímpico, el desafío de hacer local este mundo global. Y poder tomar una cerveza (y, en Murcia, una marinera) con aquel otro ser humano que nos espera allende los mares o a la vuelta de la esquina de nuestra calle. Es un cambio de actitud, de forma de pensar y de actuar, pero… ¡es que el mundo clama por ello!

    Me despido ya, don Jaime, agradeciendo, como siempre, que me haga partícipe de su post.

  2. Pingback: Fundaciones y comuidades para el bien común - Ramón Pérez Lucena

  3. Hugo dijo:

    Querido Jaime

    Lo de los Grupos de Facebook no es nuevo. Hace ya tiempo que pertenezco a grupos de Bonsáis, de seguidores de Carlos Sáinz (padre) o de patinadores alicantinos. Aunque la verdad es que poco caso hago a esta red social. Casi me gusta más actualmente Twitter; supongo que por la brevedad de los mensajes.

    Muy interesante tu lectura sobre la cerveza. Quien bebe en grupo busca socializarse; quien bebe a solas busca, a su modo, sobrellevar su soledad. Pero la anécdota del recluso checo me duele incluso a mí: ¿tan mala era esa soledad para preferir una paliza?

  4. Pingback: No somos islas | Artículos del Club Sénior

  5. Elena Postigo me da a conocer este hermoso poema de John Donne (1572-1631) :

    ‘No Man is an Island’

    No man is an island entire of itself; every man
    is a piece of the continent, a part of the main;
    if a clod be washed away by the sea, Europe
    is the less, as well as if a promontory were, as
    well as any manner of thy friends or of thine
    own were; any man’s death diminishes me,
    because I am involved in mankind.
    And therefore never send to know for whom
    the bell tolls; it tolls for thee.

    _________
    Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.
    Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.
    Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.
    Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.
    ______
    “Devociones para ocasiones emergentes”, 1624.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s