Obsolescencia como oportunidad

Cuando regresé a la Houghton Library de la Universidad de Harvard hace cosa de cinco años para consultar unos manuscritos del filósofo y científico norteamericano

Charles S. Peirce (1839-1914), descubrí que las fotocopiadoras que había empleado en mis visitas anteriores habían sido eliminadas. Ahora los investigadores, si querían obtener copias de los documentos que consultaban, debían hacer fotos con su cámara con tal de que no emplearan el flash, silenciaran el clic del disparador y no utilizaran ningún soporte.

 00110114287567____1__1200x1200        A renglón seguido acudí a Hunt’s Photo Video, que era la tienda más cercana, y adquirí por 220 dólares una camarita Nikon Cool Pix con la que desde entonces he hecho miles de fotografías, de mucha mejor calidad que las que un inexperto como yo puede hacer con su teléfono móvil. La pasada semana cuando nevó en Pamplona y quise tomar unas fotos del campus nevado, advertí que la imagen que captaba el objetivo aparecía borrosa y IMG_4035a los dos días dejó de funcionar emitiendo un misterioso mensaje sobre unos supuestos problemas en el objetivo. Llevé la cámara a una acreditada tienda de material fotográfico de Pamplona y me recomendaron que me comprara una cámara nueva idéntica por solo 80 euros, pues los técnicos que hacen las reparaciones cobran 70 euros por hora. Es lo que hice y con la nueva cámara me regalaron una funda nueva para protegerla y un palo para hacer “selfies“.

         Todo el suceso me dejó pensando. No sé si la obsolescencia de la cámara estaba ya prevista por los fabricantes. Me trajo a la cabeza que quizá los seres humanos padecemos un fenómeno semejante: nos hacemos viejos y eso no solo se nota en las canas, la menor agilidad o la pérdida de memoria, sino sobre todo en nuestra patente incompetencia ante las máquinas que —me parece a mí— crece de modo exponencial. Como ahora se dice, quienes hemos nacido antes de 1980 no somos “nativos digitales”, sino —en expresión de Marc Prensky— “inmigrantes digitales” a los que las nuevas tecnologías siempre resultan en cierto sentido extrañas. En mi caso esto es evidente, sobre todo, cuando la gente joven me advierte de que “no saco partido” —es la expresión fatídica— al teléfono móvil que tengo, pues apenas consigo teclear los números con mis torpes dedos, o en tantas otras cosas tecnológicas más.

image2         Mientras me encantan los artefactos que duran veinte años o más —desde la pluma estilográfica hasta la maquinilla de afeitar— me irritan las máquinas, los programas y los sistemas que hay que volver a aprender de nuevo cada tres o cuatro años a causa de novedades de cuya supuesta utilidad no llego casi nunca a enterarme. ¡Cuántos textos escritos en mi ordenador hace 20 años que ya no puedo leer porque no sobrevive el programa para abrirlos! Viene a mi cabeza aquel principio del manual de la armada norteamericana identificado como “the law of KISS” [la ley del beso], pero KISS es el acróstico de un sabio lema de la ingeniería militar: “Keep It Simple, Stupid!“. Cuanto más sencillo y simple sea un mecanismo tanto más seguro y eficiente será a la larga. En cambio, el progreso tecnológico acelerado consiste muchas veces en la acumulación de nuevas prestaciones y aplicaciones que requieren una potencia cada vez mayor de las máquinas y que el usuario medio apenas llegará quizás a utilizar.

image4         Muchas películas de ciencia ficción tipo Matrix muestran la rebelión de las máquinas que se han apoderado del planeta, mientras los humanos que quedan se ocultan en lugares remotos para no ser aniquilados. No ocurre esto en la vida real ni parece razonable que llegue a ocurrir nunca, pero en cambio los fabricantes de máquinas, de programas y de nuevos recursos tecnológicos se han apoderado de la vida de muchos seres humanos —sobre todo de los más jóvenes— convirtiéndolos en dóciles consumidores ansiosos de novedades.

         Vale la pena decir que no: afirmar nuestra independencia personal, nuestra liberación de las máquinas, nuestra libertad interior ante la presión del consumismo tecnológico, para poder así cuidar a los demás y disfrutar de la naturaleza, en vez de estar atendiendo permanentemente a pantallas, tabletas y móviles, que por imgresotra parte son utilísimas para mantener la comunicación con quienes queremos. En esto, como en tantas otras cosas, vale la pena decir —con Mies van der Rohe y la encíclica Laudato Si’— que “menos es más”. Me encanta venir caminando todas las mañanas a la Universidad: es mucho mejor que hacerlo en un coche de lo más moderno aunque fuera un Tesla eléctrico. Como me decía un día la profesora Susan Haack, poder ir paseando al trabajo es realmente una señal de calidad de vida.

         En resumen, la obsolescencia programada de las máquinas que tanto favorece el consumismo, puede ser también una invitación a pensar en nuestra relación con todos estos aparatos y así tratar de liberarnos un poco de ellos, afirmando la verdadera calidad humana de nuestra vida, que es, a fin de cuentas, lo único que no queda obsoleto.

Pamplona, 7 de abril del 2016.

P. S. Agradezco las ilustraciones de Jacin Luna y las correcciones de Félix Álvarez, Gloria Balderas, Enrique García-Máiquez, Jacin Luna, Julián Montaño, Moris Polanco y Jordi Puig.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Obsolescencia como oportunidad

  1. Graciela Jatib dijo:

    Me estaba acordando de que cuando mis hijas eran chiquitas todavía (hace 15 años) tenían todas las películas de Walt Disney para ver en las viejas y anticuadas video casseteras; cuando surgieron las películas digitalizadas en CD, surgió el planteo: ¿qué hacer con todo este material cuyo método para ser visualizado ya había caducado? Y las películas quedaron en esas vetustas cajas rectangulares a las que a menudo miraba con nostalgia hasta que un día me decidí a tirarlas, porque habían sido sustituidas por un formato mínimo que casi no ocupaba lugar en el espacio. Lo mismo hubo un poco de pena porque el hecho en sí entrañaba la presunción de que todo en la vida caduca y es sustituido en algún momento.

    Esta nostalgia tan linda se me ha metido en la cabeza al leer este texto tan representativo de lo que nos está pasando día a día. La semana pasada, precisamente, me encontré con una pizarra digital en el aula y una alumna, con un poco de cancherismo inevitable (detrás del cual se esconde la idea de que los mayores somos unos analfabetos tecnológicos), me enseñó a utilizarla, mientras yo advertía que estaba asistiendo al funeral del pizarrón, el felpón (o tiza) y el borrador. Todo se vuelve obsoleto. Y en medio de toda esta maraña de cambios y de vaivenes, seguramente somos nosotros mismos los que, lejos de volvernos obsoletos, como las máquinas, estamos inventando siempre una manera de mirar estos cambios con simpatía y con impavidez.

    Me encantó el texto, profe. Además, cada uno de los lectores abundará en ejemplos para aportar.

    Afectuosos saludos!

  2. Pingback: Obsolescencia como oportunidad | Artículos del Club Sénior

  3. Me escribe mi “viejo y querido profesor” José Antonio Palacios:

    Totalmente de acuerdo con el último párrafo de su post de abril. Los productores de artefactos digitales creo que juegan con los fantásticos adelantos punteros de los investigadores, con la dosificación controlada temporalmente de la puesta en venta de cada adelanto, con la barata mano de obra china y, ¡sobre todo!, con el prurito generalizado y cuasienfermizo de estar a la última.

    Las respuesta creo que debe ser, en primerísimo lugar, enfrentarse al imperioso desasosiego de ese no estar al último grito. Luego, aprovechar al máximo el aparato en cuestión, aunque sea con algunas limitaciones. Y, si el nuevo grito es absolutamente im-pres-cin-di-ble, pasar por ventanilla…

  4. Despree dijo:

    Recientemente mi teléfono fijo dejó de funcionar. Esperé unos días para ver si se arreglaba pero seguía sin funcionar. Finalmente me plantee, con la sensación de haber sido derrotado, tener “sentido común” y comprar un “Smartphone” (mal traducido “teléfono inteligente”, lo que es un insulto para la inteligencia). Después del martirio psicológico de la configuración, el teléfono fijo volvió a funcionar. Hacía tiempo que no me sucedía algo que me produjera tanta alegría. Afortunadamente tuve el acierto de comprar un modelo chino bastante barato, y doy por bueno el gasto como el precio de mi libertad recuperada. Pienso que la cosas no van bien si no podemos esperar a que estemos en casa para llamar o recibir las llamadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s