La sinfonía educativa

UnknownVenía esta mañana de Madrid a Pamplona por los campos de Soria. Amanecía mientras el coche se deslizaba por la autopista solitaria en la madrugada. Al admirar el paisaje acudían a mi memoria los versos de Machado aprendidos en la infancia: “Colinas plateadas,/ grises alcores, cárdenas roquedas,/ por donde traza el Duero su curva de ballesta/ en torno a Soria”.

Después de dar gracias a Dios por el poderoso sol que —cegador— se iba levantando sobre la meseta castellana llenándolo todo de luz y color, encendí la radio. Sintonicé Radio Clásica y pude estar escuchando largo ratoUnknown-1 a Maurice Ravel. “¡Cuánto me gustaría ser compositor!”, pensé al terminar una maravillosa grabación del “Concierto para piano en sol mayor“, bajo la dirección de Leonard Bernstein, seguida de la famosa “Pavana por una infanta difunta“. ¡Ser capaz de organizar una compleja sinfonía con elementos tan dispares y a la vez armónicos, que hacen disfrutar y sentirse felices a quienes la escuchan! ¡Qué envidia tengo de Ravel!

IMG_2626Al cabo de un rato caí en la cuenta de que un profesor es también, en cierto modo, un compositor de una original sinfonía. Si pone cabeza y corazón en su enseñanza, sus alumnos —al menos algunos de ellos— vibran en sintonía con él. Cuando un profesor pone inteligencia y pasión en lo que enseña, los mejores alumnos se emocionan también y aprenden con él. Algo parecido ocurre con los textos encerrados en los libros viejos y nuevos: vuelven a palpitar cuando un humilde lector los devuelve a la vida haciéndolos vida suya.

interrupted-reading-camille-corot-wikipaintingsorg-1382992518_bTodos tenemos experiencia de habernos emocionado alguna vez hasta las lágrimas escuchando una composición musical de alguien desconocido por nosotros o leyendo unas líneas de un autor muerto hace siglos. Nos parece que aquella música o aquellas palabras dicen algo muy íntimo de nosotros mismos, estableciendo una misteriosa conexión entre autor y lector, una peculiar sintonía entre compositor y oyente, como si se tratara de almas gemelas.

A mí me llega muy adentro siempre que leo o escucho a algún antiguo alumno que dice como propio algo que muy probablemente me escuchó a mí y que con seguridad aprendí yo a mi vez de mis maestros. Me emociona porque viene a ser como una sinfonía expandida en el espacio y en el tiempo. De la misma forma que aquellos profesores que am_32939me hicieron aprender de memoria los versos de Machado, me han permitido esta mañana disfrutar de los campos de Soria, “donde parece que las rocas sueñan/ conmigo vais!” —proseguía Machado en su poema—, así mis alumnos podrán enseñar a los suyos lo que de mí aprendieron si logro con mi entusiasmo y ejemplo que lo encarnen en sus inteligencias y sus corazones. Como escribió George Steiner, “el deseo de conocimiento, el ansia de comprender, está grabada en los mejores hombres y mujeres. También lo está la vocación de enseñar. No hay oficio más privilegiado. Despertar en otros seres humanos poderes, sueños, que están más allá de los nuestros; inducir en otros el amor por lo que nosotros amamos; hacer de nuestro presente interior el futuro de ellos”.

130313133613_toronto_sinfonia_640x360_bbc_nocreditSe trata, sin duda, de una sinfonía inacabada, que se continúa en el tiempo, como la música bella cuando es tocada con amor y alguien la escucha con gozo y ansias de aprender. Por eso enseñar es —quizá mejor, puede ser— una de las bellas artes.

Pamplona, 16 de marzo de 2014

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La sinfonía educativa

  1. Maria del Pilar Gil Espinosa. dijo:

    Un profesor vocacional es una joya; porque pone ilusión en lo que hace y en lo que transmite hasta lograr casi una empatía con el alumno en su entusiasmo por la materia que explica y sabe. Pero, ¡qué pocos buenos y auténticos profesores hay!

  2. Julis Fdz. Tellechea dijo:

    “El deseo de conocimiento, el ansia de aprender está grabada en los mejores hombres y mujeres”, no lo están en todos. Un profesor puede componer en un pentagrama una preciosa sinfonía, puede, además, coger la batuta, decir “empecemos”, marcar el ritmo, decir con alegría “ánimo, sonará perfecto”, pero no puede hacer que suenen todos los instrumentos, no puede soplar por la boquilla del clarinete, ni chocar los platillos. Un buen profesor es valiosísimo, pero no lo es más que el alumno, el auténtico protagonista del aprendizaje.

    Jaime, ahora que no estoy en sus clases, cuánto lamento los instantes en que no afiné ni llevé el ritmo como usted me dijo. Hermosísima entrada, gracias.

  3. Muchísimas gracias, Pilar y Julia, por vuestros comentarios. Tanto los profesores como los alumnos son cada uno muy distintos.

    De uno de mis alumnos aprendí que lo realmente importante en los años universitarios era encontrar al menos un profesor que tuviera impacto en tu vida. Esto no puede programarse ni organizarse mucho. La iniciativa siempre ha de ser del estudiante que —como dice Julia— es el protagonista de su educación. Siempre pienso que hay algo “mágico” que lleva a un estudiante a buscar un profesor como referente.

    Gracias de nuevo.

  4. Pingback: La sinfonía educativa | Artículos del Club Sénior

  5. Miguel A. Ariño dijo:

    Jaime, yo también soy profesor, y me parece que solo hay una ocupación (si se le puede llamar así) mejor que la de profesor: ser madre.
    Muchas gracias por tu post
    Miguel Angel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s