Impresiones de Kenya

DSCN6760He vuelto por tercera vez a Strathmore University en Nairobi, Kenya. El motivo ha sido el mismo que otras veces: impartir un curso en el Master of Applied Philosophy and Ethics a una docena de profesionales interesados en aprender filosofía. Entre los alumnos se encontraban, por ejemplo, Murugi, una jueza que trabaja en favor de la promoción de las mujeres en el sistema judicial kenyano, o el prestigioso abogado Anthony —el primer alumno blanco que tengo en estos tres años—, que al terminar las clases el sábado se va pilotando su avioneta a sus plantaciones a 250 km de distancia. Parecía algo extraído de Memorias de África.

La llegada al aeropuerto de Nairobi fue este año mucho más eficiente que en las dos anteriores, quizá porque hace algunos meses ardió la antigua terminal y han tenido que reacomodarla provisionalmente en un edificio de aparcamiento. Llamó mi atención de nuevo que para pagar el visado (50 dólares USA) la policía solo aceptase billetes recientes y para ello comprueba cuidadosamente la firma del Secretario del Tesoro: es preciso que los billetes estén firmados por Timothy Geithner y no sus antecesores, Paulson, Snow o Summers. También mUnknowne resultó fácil la salida —¡se recomienda ir al aeropuerto con tres horas de antelación!— con la única incidencia reseñable que en la exploración manual después del tercer escaneo del equipaje me retiraran un pequeño cortaúñas que llevaba en la mochila. No deja de intrigarme la —al menos aparente— irracionalidad de esas prácticas, que se complican de modo creciente conforme el país de destino está menos desarrollado.

DSCN6754Pude estar con un matrimonio europeo que padeció el ataque terrorista hace unos meses en el centro comercial Westgate. De su relato estremecedor de las explosiones, el miedo y la confusión subsiguientes, lo que más llamó mi atención fue cómo veló Beatriz por proteger y ayudar a su marido Gabriel y cómo en aquella situación catastrófica —según me contaba Beatriz— se vieron impresionantes muestras de solidaridad entre personas de razas y tribus distintas: todos se volcaban en ayudar a los demás. Gracias a Dios, es frecuente que las catástrofes saquen lo mejor de nosotros mismos.

Estuve cenando una perca del Nilo con un matrimonio argentino que está emprendiendo una impresionante aventura que puede transformar la agricultura keniana mediante la técnica de siembra directa. Me impresionaban el entusiasmo y la tenacidad de Raquel y Janusz, a pesar de las enormes dificultades que las diferencias culturales plantean. En mis días en Nairobi habían podido firmar un acuerdo con una Universidad especializada en la agricultura para iniciar una primera prueba con 50 hectáreas y celebramos el acontecimiento con un estupendo malbec mendocino.

Como complemento turístico de mis clases —dieciocho en una semana— me había propuesto en esta ocasión visitar el National Museum of Kenya donde se encuentra el DSCN6708Turkana boy: el esqueleto de un homínido de hace 1,9 millones de años encontrado por Richard Leakey en los inmediaciones del lago de Turkana en 1984 y que —junto a la famosa Lucy de Etiopía— constituyen los restos más antiguos descubiertos hasta ahora de lo que consideran los paleoantropólogos como “nuestros antepasados”. Me encantó la visita al Museo, acompañado delDSCN6720 profesor retirado Silvano Boruso y pude tomar algunas fotos para usar en mis clases de “Filosofía del lenguaje”. En particular, me emocionó la sala principal en cuya entrada figura el letrero en inglés: “Los huesos fósiles de esta sala son la colección más importante del mundo de fósiles humanos tempranos, y todos ellos han sido descubiertos en Kenya”.

Pero con mucho lo que más me impresionó en este viaje ha sido el profundo amor a Kenya de los europeos y americanos que fueron a comenzar la labor del Opus Dei allí y cincuenta años después siguen trabajando con entusiasmo por la difusión de su mensaje —la santificación del trabajo ordinario— y la consiguiente transformación del país. No es fácil, pero la labor de Strathmore School —que ha cumplido ya los 50 años— y la de la moderna Strathmore University están dejando su impronta.

Strtahmore Students Center

Strtahmore Students Center

Como anécdota, puede servir la de la simpática policía en el control de pasaportes de la terminal provisional ayer cuando me marchaba. Al ver tres visados de Kenya consecutivos en mi pasaporte se sorprendió y le expliqué que había venido los tres últimos años a dictar un curso en Strathmore University. Entonces me dijo como con legítimo orgullo: “¡Mi hija estudia allí!”. Le respondí que yo había quedado encantado de esa Universidad porque sus estudiantes estaban eager to learn, “ansiosos de aprender”. Se quedó encantada de mi cumplido, que ciertamente no es gratuito. En los estudiantes se encuentra el mejor futuro para el desarrollo de este joven y fascinante país.

Volando de regreso, 19 de enero 2014

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Impresiones de Kenya

  1. Me escribe José Antonio Palacios y copio:

    Interesantes Impresiones de Kenia. ¿Qué se puede decir, sino manifestar envidia por la ocasión de haberlas tenido?

    Se le podría sacar punta al apartado del ataque terrorista. ¿Podríamos generalizar que las dificultades suelen humanizarnos, al contrario que las facilidades? La prensa, las revistas de la peluquería, suelen presentar comportamientos ¿raritos? de los figuras de las finanzas, del espectáculo, del poder…, que viven aureolados por el aplauso, la fama, la admiración sincera o interesada… En cambio, la escasez parece estar emparentada con el silencio o la soledad, aquella del que huye del mundanal ruido…; que invita al encuentro consigo mismo tal como somos. ¿No te parece que pasa lo mismo en las calamidades, que suelen despertar nuestro flanco más humano y desinteresado?

    Me ha chocado también la atención con que Beatriz veló por su marido Gabriel. Si hubiera sido al revés, creo que no me habría chocado. ¿Atavismo?  

  2. Pingback: Impresiones de Kenya | Artículos del Club Sénior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s