La importancia es importante

UnknownEl filósofo de Oxford John L. Austin escribió que no sabía si la importancia era importante, pero que la verdad sí lo era (Phil. Papers, 271). Estoy persuadido de que la verdad es importante, pero también lo es —me parece a mí— saber por qué calificamos de importantes unas actividades, personas o cosas, y otras no. Merece quizá la pena detenerse un momento a pensar en ello.

Siempre me hace gracia escuchar a un locutor de radio cuando anuncia con entusiasmo “Vamos a escuchar ahora un tema importante” para referirse a una nueva canción que previsiblemente va a sonar mucho en esa temporada o que ya se está repitiendo machaconamente en las discotecas. Viene a mi memoria ahora aquella pegadiza canción francesa de los años 60 en la que Gilbert Becaud repetía “l’important c’est la rose“: el amor es lo importante y estoy de acuerdo.

Lo importante es aquello que nos importa y, por tanto, algo o alguien a quien prestamos atención, aquello que amamos. Para una vida lograda es decisivo que tanto Dios como los demás estén por delante o por encima de nuestros caprichos o apetencias egoístas. En este sentido, suele decirse que en una buena jerarquía de valores Dios está primero, después los demás y en tercer lugar han de quedar nuestras cosas.

En todo caso, es decisivo para la calidad de nuestra vida que podamos prestar atención a las personas y cosas que verdaderamente nos importan, no sea que nos pase como a aquel personaje de Charles Dickens, Mrs. Jellyby, rodeadaUnknown-1 de harapientos huérfanos ingleses que reclamaban inútilmente comida y atenciones, mientras que ella solo tenía ojos para ver las necesidades de los pueblos de las orillas del río Níger: “Filantropía telescópica” es el significativo título de aquel capítulo de Bleak House. Cuántas veces nos pasa lo mismo con las nuevas tecnologías que nos acercan a los que están lejos mientras nos separan de los que tenemos cerca.

Por supuesto, a veces lo más importante será descansar, dar un paseo, leer o estudiar, pararse a pensar en lugar de dispersarse en muchas actividades que probablemente a la ralph-waldo-emerson-448larga resulten ineficaces: “La dispersión es el mal, la concentración el bien”, escribió Ralph W. Emerson. En este sentido cabe recordar que es de sabios prestar atención a lo importante y no perder el tiempo en minucias. De minimis non curat praetor, advertía el dicho romano: un buen gobernante no debe perderse en pormenores irrelevantes, sino que ha de saber ir a lo esencial. ¡Y qué mejor gobierno que el dominio sobre uno mismo!

A veces los conflictos con otras personas surgen precisamente por la diferente importancia que cada una asigna a las diversas cosas o tareas. No solo queremos que los demás nos consideren importantes, sino que a menudo queremos que quienes nos rodean hagan nuestra voluntad o nuestro capricho y además libremente y con ilusión. No nos basta con que hagan lo que les pedimos, sino que queremos también su entusiasmo. No me parece sana esa actitud posesiva: es mejor respetar el pluralismo, reconocer con sencillez que somos distintos y que eso nos enriquece a todos. Ser diferentes equivale precisamente a disentir en la diversa importancia que damos a las tareas y a las cosas.

UrgentImportant

Por todo esto, me parece que vale la pena pensar acerca de qué es lo importante, darle vueltas a la importancia relativa que otorgamos a las personas que tratamos y a las actividades que llevamos a cabo. En resumen, la importancia es importante, más de lo que quizás a primera vista pudiera parecer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La importancia es importante

  1. Me escribe Raquel C. desde Pamplona:

    “Bien, por sí quiere añadir un testimonio personal. Siempre que me preguntan qué aprendí en la carrera, acostumbro a decir que después de estudiar tantas ideas y teorías, me di cuanta de que lo importante son las personas.”

  2. Pingback: La importancia es importante | Artículos del Club Sénior

  3. Me escribe Mine C. desde Guerrero, México, un cariñoso comentario, que me emociona y reproduzco aquí:

    Acabo de leer tu post. Lo he hecho en medio de la tranquilidad de esta tarde de domingo; a mi alrededor solo escucho el ruido que el viento provoca al mover las ramas de los árboles y el de uno u otro carro que llega a pasar.

    Tu post me deja pensando cómo un tema que —como bien dices— aparenta ser sencillo, puede ser realmente profundo. Sonrío mientras pienso cuántas veces he deseado escribir sobre algo y abandono la idea porque pienso que eso no será importante para quien lo lea. Sin embargo, tal vez me haya equivocado y en realidad sea miedo a la crítica o inseguridad de no saber decirlo con sencillez y claridad lo que me ha detenido. 

    Se quedan en mi mente algunas frases de tu post para meditarlas con más calma: cómo lo que cada persona considera más importante puede llegar a causar conflictos entre ellas, el aceptar que el otro piense diferente a mí y su derecho a hacerlo, el no conformarnos con exigir a los que tenemos más cerca que actúen de acuerdo a lo que nosotros consideramos que tiene más importancia, sino que además queremos que lo hagan rápido y contentos.   

    Muchísimas gracias, Jaime, por compartir con quienes te leemos con tanto gusto estas reflexiones: si las sabemos aplicar a nuestra vida diaria nos harán crecer como personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s