Aprender de África

En mi reciente viaje a Kenia para dar un curso intensivo de filosofía contemporánea en Strathmore University me contaron que en una pared del aeropuerto de Johannesburgo está escrito este sabio proverbio africano:tumblr_l44go46d0k1qz5f77o1_500

If you want to go fast, go alone

If you want to go far, go together

Me impactó mucho porque me pareció que expresaba muy bien la alternativa que tantas veces se presenta en nuestra vida personal y en la organización de nuestra sociedad: “Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres ir lejos, ve con otros”. Se trata de la opción radical entre el individualismo —la búsqueda del éxito o la satisfacción personal— y el comunitarismo, esto es, la atención y el servicio a los demás como clave del crecimiento y del desarrollo.

En su tercera encíclica Benedicto XVI había escrito que era preciso transformar la lógica económica del intercambio contractual con la lógica del don: “La lógica del don no excluye la justicia ni se yuxtapone a ella como un añadido externo […] y, el desarrollo económico, social y político necesita, si quiere ser auténticamente humano, dar espacio al principio de gratuidad como expresión de fraternidad” (Caritas in veritate , n. 34). Hay quienes sostienen que el motor del colonialismo en África fue el capitalismo y la consecuencia que vemos en la etapa posterior a la descolonización es el notable deterioro de la convivencia: genocidios, guerras y toda suerte de violencias. Puede decirse que amplias zonas del continente africano, en lugar de progresar, regresan a la selva o al desierto, pero ahora lo hacen con armas y recursos técnicos de última generación.

A través de internet pude comprobar que tanto Al Gore como el proyecto Hydra de Stanford habían adoptado ese proverbio africano como lema. Me parece estupendo, aunque quizá lo más difícil sea llevarlo a la práctica. Si quieres llegar lejos, ve con otros. Venía a mi memoria el comentario que anota Hemingway después de un desafortunado viaje en coche por Francia con Scott Fitzgerald: “Nunca vayas de viaje con alguien a quien no quieras”. La clave para llegar lejos —me parece a mí— no se encuentra simplemente en ir con otros, sino en ir con otros a quienes quieras. “Más vale solo que mal acompañado” dice el refranero español en contraste con el proverbio africano, pero posiblemente con análoga sabiduría.

DSCN4495

A mí me gusta hacer cosas con otros, desde proyectos de investigación y sesudos artículos científicos hasta tomar cerveza como la espléndida Tusker de Kenya que pude saborear en la cumbre de Mount Longonot. Precisamente esta cerveza lleva como lema de la marca Together forever, “Juntos para siempre”. El Longonot es el maravilloso volcán 379251_10152436244980175_148142592_nextinguido que aparece en Memorias de África y que domina una amplia zona del valle del Rift con sus 2.560 metros de altitud.  Para hacerse idea de su grandeza puede servir el dato de que el anillo del cráter mide más de 7 km. de perímetro.

El filósofo africano Gerald J. Wanjohi IMG_1351me regaló un libro suyo sobre los proverbios kikuyus y lo leí con vivo interés en mi vuelo de regreso. Me llamó particularmente la atención uno que dice “Se hace mejor lo que se elige libremente”. Me traía a la cabeza que para construir un país —Kenia va a celebrar su 50 aniversario en diciembre de 2013— hace falta querer convivir personas y, en el caso de este país, tribus muy diferentes. Se acercan ahora las elecciones generales y se advierte la inquietud ante la incertidumbre de su resultado. Tras las elecciones del 2007 hubo más de 1.200 muertos y unas 200.000 personas desplazadas por encontrarse viviendo en una zona cuya titularidad ostentaba una tribu distinta de la suya. De hecho, me ha llamado la atención el frecuente uso en la prensa y en las conversaciones habituales de la palabra “chaos” para referirse a la situación política y sus eventuales riesgos.

A nivel de calle —como se dice en España— lo que IMG_1382es verdaderamente caótico en Nairobi es el tráfico. La situación de las calles es lamentable, muchas de ellas de tierra, con agujeros como cráteres lunares, por las que circula un aluvión de vehículos desvencijados. Millares de matatus —los microbuses locales— con un joven en el pescante con medio cuerpo fuera a la caza de nuevos pasajeros. Camino del aeropuerto nos detuvo la policía para un control rutinario. Cuando le dije que regresaba a España después de haber dado unas clases, el policía con una sonrisa abierta nos franqueó el paso diciendo en voz bien alta: “¡Cesc Fàbregas!”. Se conoce que era un buen aficionado del Arsenal.

¿Es posible sacar adelante un país así? Me parece que a medio plazo sí en la medida en que iniciativas docentes como la Strathmore University están colaborando en la transformación del país y —me decía un experto— en la medida en que están llegando a la política jóvenes empresarios sin la corrupción heredada de los políticos tradicionales. Por esto digo siempre que sí a las invitaciones a dar clases en Nairobi. Me parece que en sus universidades se encuentra el germen de su transformación y su progreso. De hecho, siempre pienso que es más lo que aprendo que lo que enseño.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Aprender de África

  1. Widhy Soria dijo:

    Hermoso proverbio: “Siempre pienso que es más lo que aprendo que lo que enseño”.

    • Lucho Laise. dijo:

      Querido Profesor,

      Su libro “Filosofía del Lenguaje” es un manual para quienes incursionamos en esos temas. ¡Gracias! Respecto de África, sería interesante analizar sus desafíos. Algunos usted los ha planteado: por ejemplo, cómo integrar estados cuyos territorios están compuestos por muchas etnias. De hecho, casi podría decirse que en África muchas naciones conviven bajo un mismo Estado. Pero, ¿cada estado africano debiera conformar una nación de naciones? En caso afirmativo, ¿cómo podría realizarse eso?

      Un segundo desafío —este lo digo como sudamericano— es lograr que África aprenda de los errores de la emancipación iberoamericana. Si bien se dio en otro contexto, en otras circunstancias, creo que se pueden aprender muchas lecciones. Una de ellas podría ser evitar esas constituciones racionalistas, esas que prescinden de la historia de los pueblos en que se dictan.

  2. Myriam Lafuente Soler dijo:

    Me ha gustado… A mí en Cape Town me dijeron: When one is married God is with him… Parece ser que estos africanos tienen proverbios para todo.

  3. Hala, qué buena experiencia. Estuve una vez en Johannesburgo, qué país de contrastes. Daba ganas de quedarse allí a hacer cosas. Supongo que en toda África. Me llamó mucho la atención la profunda religiosidad de los africanos. Tienen un gran potencial humano para muchas cosas buenas.

  4. Pingback: Aprender de África | Artículos del Club Sénior

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s