De dioses y hombres

Una persona muy querida me regaló para mi reciente cumpleaños el DVD de la película de Xavier Beauvois “De dioses y hombres”  (2010). Se trata de la historia de unos cistercienses franceses en las revueltas de Argelia en 1996. Lo importante no es su muerte a manos de una facción rebelde que intentaba canjearlos por unos presos; lo que impresiona es su vida de apoyo a la comunidad islámica de su entorno y, sobre todo, su cercanía con Dios.

“Ya elegimos al entrar en el monasterio”, dice uno de ellos cuando consideran la posibilidad de regresar a Francia. La amable firmeza en su vocación —basada en el amor a Dios— traía a mi cabeza como en contraste la penosa algarabía mediática de quienes en estos días expresan su hostilidad hacia la inminente visita del Papa con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid. Quizá lo que desean es simplemente obtener notoriedad, pero la zafiedad de sus comentarios trae a mi memoria la de quienes en la montaña del Atlas querían eliminar el monasterio cisterciense, precisamente porque era un oasis de paz, de convivencia interreligiosa e interracial. En  nuestro caso, confío en que sus corazones se remuevan al ver las oleadas de millares de jóvenes peregrinos que, con su alegría y sus cánticos, van anunciando que otro mundo es posible. Rezo para que, en todo caso, no ocurra ningún enfrentamiento.

No llego a entender cómo el laicismo antirreligioso puede llegar a resultar tan cutre y tan violento. Quizá por asociación de ideas venía a mi cabeza aquel recuerdo de Victor Frankl en el campo de concentración:

Puesta de sol en Sachsenhausen

“Una tarde, ya de regreso en los barracones, derrengados sobre el suelo, muertos de cansancio, con el cuenco de sopa entre las manos, entró de repente uno de los internos para urgirnos a salir al patio y contemplar una maravillosa puesta de sol. Allí, de pie, vimos hacia el oeste unos densos nubarrones y el cielo entero lleno de nubes que continuamente variaban de forma y de color, desde el azul acero al rojo bermellón. Esa luminosidad menguante contrastaba de forma hiriente con el gris desolador de los barracones, especialmente cuando los charcos del suelo fangoso reflejaban el resplandor de aquel cielo tan bello. Luego, tras unos minutos de silencio y emoción, un prisionero le dijo a otro: “¡Qué hermoso podría ser el mundo…!”.

Lo mismo podemos repetir hoy. Qué hermoso podría ser el mundo si algunos hombres no se empeñaran en eliminar a Dios de su vida y de la vida de los demás.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a De dioses y hombres

  1. Ricardo Jiménez dijo:

    Una reflexión muy acertada, Jaime. Veré la película.

  2. Santiago dijo:

    También me gustó mucho la película y me impactó esa presencia cristiana en medio hostil a la fe pero sabiendo convivir con esa comunidad musulmana formando una gran comunidad. También me gustó el modo en que se ponen de manifiesto las dudas de estos monjes, sus inquietudes, su lucha interior ante la dura prueba que se les viene encima, la fe les sostiene, pero no les evita la siempre difícil toma de deciones.
    Otro aspecto que me impactó, y coincido también contigo, es que en la laica Francia y por un director no manifiestamente creyente, se pueda rodar esta película tan respetuosa con la dimensión creyente del ser humano. ¿Seremos capaces de hacer algo similar alguna vez en España? Cuando lo seamos, seguro que habremos dado un paso importante en la creación de un mundo hermoso.

  3. Enrique dijo:

    Gran película. Gran entrada. Gran cita de Frankl. Triples gracias.

  4. Muchas gracias a los tres por vuestros comentarios. Un abrazo,

    Jaime

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s