Atreverse a sufrir

Me escribe la filósofa chilena María Alejandra Carrasco:

María Alejandra Carrasco en una entrevista, Guatemala, mayo 2011

         “Releyendo la Introducción [de su libro Problemas contemporáneos de antropología y boética que recomiendo vivamente] me llamó la atención el “Atrévete a saber” kantiano, lema de la Modernidad, y tres líneas más abajo aparece lo que digo que debería ser el lema de nuestro tiempo: “Atrévete a sufrir”. Quizás es muy obvio, pero me di cuenta por primera vez de la estrechísima relación que existe entre ambos. De algún modo el ‘atrévete a sufrir’ es como la prueba de fuego de haber logrado el ‘atrévete a saber’, que en el  fondo significa ‘atrévete a pensar por ti mismo’. Porque el que piensa por sí mismo se forma convicciones firmes, que muchas veces chocan con el ambiente; y eso cuesta.

Calle Vallehermoso, Madrid, 20 junio 2011

         El que piensa por sí mismo se siente interpelado a actuar y no callar, y eso tampoco es fácil.  El que piensa por sí mismo se da cuenta del potencial que tiene como ser humano para fijarse metas altas, y eso implica esfuerzo y asumir el riesgo de muchas frustraciones.

         Si no nos atrevemos a sufrir es porque no nos hemos atrevido a pensar por nosotros mismos, no hemos superado ni los albores de la Modernidad, no nos hemos hecho cargo. Y este libro es una invitación precisamente a eso: a tomar conciencia y a elegir: quiero o no quiero hacerme cargo. De hecho, mi intención desde el principio fue llamar a la valentía y a la honestidad intelectual.

        Aquí hay argumentos. Hay una posición sumamente clara que puede perfectamente no ser compartida. Y por lo mismo invita al diálogo, pero a un diálogo racional, con voluntad de verdad. Porque es sólo en el diálogo donde verdaderamente podemos formar y confirmar nuestras convicciones. En este sentido el público objetivo de este libro son, muy especialmente, los jóvenes; los que fácilmente pueden desalentarse y dejarse llevar por la demagogia, el marketing y los slogans de moda. Porque no encontraron nada que valiera la pena.”

        Me impresiona tu reflexión. Más aún me encanta y por eso la publico en este blog. Muchísimas gracias, María Alejandra, por este regalo que anima a seguir pensando y a perder el miedo al sufrimiento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Atreverse a sufrir

  1. Manel dijo:

    Me gusta lo que dice Alejandra Carrasco: hacerse cargo. Lo desarrollo un poco a mi aire: hacerse con la carga -no desentenderse de ella- que es la carga de ser hombre, de planteárselo y asumirlo en la práctica. Y eso entronca con el sufrir. Y con el diálogo. La carga de uno mismo es insoportable, sólo con un tú, un Tú, en diálogo con él, podemos hacernos cargo de nosotros mismos. O visto de otro modo, sólo haciéndonos cargo del otro, nos hacemos cargo de nosotros mismos. “Atrévete a saber”, para mí, en este sentido, sería “Atrévete a saber del otro”.
    Yo le haría una corrección al Sapere aude, tal como fue concebido, como desconfianza a cualquier tradición, aunque empujara al mismo tiempo a la responsabilidad. Porque no son incompatibles, son mutuamente necesarias. Si te atreves a saber del otro (el tú, la tradición, la comunidad…) con valentía: atrevimiento, entonces estás en el camino de la armonía, de la filosofía verdaderamente humana.

  2. Sabio comentario, Manel, que me deja pensando. Muchas gracias y un abrazo,

    Jaime

  3. El sufrimiento es una parte muy importante de nuestras vidas y estoy muy de acuerdo con que tenemos que ser capaces de atrevernos a sufrir y aprender de él, no hacerle el quite, como muchos creen que se lo hacen, pero creo que no solo hay que atreverse a sufrir, sino que este tiene que ser complementado con atreverse a ser felices. Así como hemos de tener la capacidad de sufrir y hacer nuestro el sufrimiento, tambien tenemos que ser capaces de ser felices… sino la vida no tiene sentido. Si miramos aquellas personas que han soportado grandes sufrimientos sobre sus hombros, especialmente aquellos sufrimientos de otras personas, vemos que además han tenido la capacidad de ser felices e irradiar felicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s